bienvenido

Otoño, el clima nos condiciona el armario.

Empieza Otoño,lega el frío, o eso parece y los días son más cortos. Esto nos obliga a hacer los primeros  movimientos logísticos en el armario:  Primero quitar la ropa de pleno verano y seguido incorporar alguna prenda de abrigo y mantener la de entretiempo. Tengo una amiga que me decía que era la época de los payasos porque mezclamos estilos de diferentes estaciones.

Dicen los entendidos que el clima cada vez va a ser más cálido, los veranos más largos y los inviernos más cortos o, como está pasando en Menorca, reducidos a un mes al año. Esto quiere decir que el armario se va a tener que adaptar a lo que pasa con el clima.

Como ser humano nos parece que somos el centro de la Tierra, que podemos decidir sobre nuestra vida, incluso que decidimos la ropa que nos queremos poner, pero no es así, para nada, o es que te puedes poner esa cazadora de cuero tan atractiva en el mes de Julio, o ir a comprar en pantalón corto, camiseta de tirantes y sandalias en pleno Enero. Sí que tenemos una “cierta” libertad de vestirnos pero siempre dentro de un marco definido por el clima, no por nosotros.

Esta reflexión me da a pensar sobre las estaciones y me doy cuenta que éstas están definidas por el movimiento entre el Sol y la Tierra, de acercamiento y alejamiento y que aquí nosotros como humanitos poco influenciamos, más bien nada, en este baile.

Una vez puestos en situación, vamos a adaptar el Armario al clima y cada vez  combinaremos  tanto ropa de invierno con la ropa de verano. Aquí es cuando entran esas prendas a temporales para que nos de juego como por ejemplo: una cazadora tejana,   un vestido largo, una camiseta blanca de manga corta, un blazer, una camisa blanca, los jeans, etc, etc, etc

¿Ya tienes las tuyas?